¿Es saludable el aceite de cacahuete? La sorprendente verdad

¿Es saludable el aceite de cacahuete? La sorprendente verdad

Con tantos aceites de cocina disponibles en el mercado, es difÃcil saber cuáles son los mejores para su salud.

El aceite de manà es un aceite popular que se utiliza comúnmente en la cocina, especialmente cuando se fríen alimentos.

Aunque el aceite de manà puede tener algunos beneficios para la salud, también tiene algunas desventajas importantes.

Este artículo analiza detalladamente el aceite de cacahuete para averiguar si es una opción saludable o no saludable.

¿Qué es el aceite de cacahuete?

El aceite de cacahuete, también conocido como aceite de cacahuete o aceite de arachis, es un aceite derivado de las semillas comestibles de la planta de cacahuete.

Aunque la planta del maní florece en la superficie, las semillas o los maníes se desarrollan en realidad bajo tierra, por lo que a los maníes también se les conoce como cacahuetes.

Los maníes se agrupan a menudo con los frutos secos de árboles como las nueces y las almendras, pero en realidad son un tipo de legumbre que pertenece a la familia de los guisantes y los frijoles.

Dependiendo del procesamiento, el aceite de maní puede tener una amplia gama de sabores que varían desde suave y dulce hasta fuerte y con sabor a nuez.

Hay varios tipos diferentes de aceite de maní, cada uno se hace con diferentes técnicas:

  • Aceite de maní refinado: Este tipo de aceite es refinado, blanqueado y desodorizado, lo que elimina las partes alergénicas del aceite. Típicamente es seguro para aquellos con alergias al maní. Es comúnmente usado por restaurantes para freír alimentos como pollo y papas fritas.
  • Aceite de maní prensado en frío: En este método, los cacahuetes se trituran para forzar la salida del aceite. Este proceso a baja temperatura retiene mucho del sabor natural del cacahuete y más nutrientes que la refinación.
  • Aceite de cacahuete gourmet: Considerado un aceite especial, este tipo no es refinado y generalmente se tuesta, dando al aceite un sabor más profundo e intenso que el aceite refinado. Se utiliza para dar un fuerte sabor a nuez a platos como las papas fritas.
  • Mezclas de aceite de maní: El aceite de cacahuete se mezcla a menudo con un aceite de sabor similar pero menos costoso como el aceite de soja. Este tipo de aceite es más asequible para los consumidores y se vende generalmente a granel para freír alimentos.

El aceite de cacahuete se utiliza ampliamente en todo el mundo, pero es más común en la cocina china, del sur de Asia y del sudeste asiático. Se hizo más popular en los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial cuando otros aceites eran escasos debido a la escasez de alimentos.

Tiene un punto de humo alto de 437â (225â) y se utiliza comúnmente para freír alimentos.

Resumen El aceite de cacahuete es un aceite vegetal muy popular que se utiliza comúnmente en todo el mundo.Este aceite tiene un alto punto de humo, lo que lo convierte en una opción popular para freír alimentos.

Composición Nutritiva

Aquí está el desglose nutricional para una cucharada de aceite de maní (1):

  • Calorías: 119
  • Grasa: 14 gramos
  • Grasa saturada: 2,3 gramos
  • Grasa monoinsaturada: 6,2 gramos
  • Grasa poliinsaturada: 4.3 gramos
  • Vitamina E: 11% de la RDI
  • Fitoesteroles: 27.9 mg

La descomposición de los ácidos grasos del aceite de maní es 20% de grasa saturada, 50% de grasa monoinsaturada (MUFA) y 30% de grasa poliinsaturada (PUFA).’, ‘

El principal tipo de grasa monoinsaturada que se encuentra en el aceite de maní se llama ácido oleico, u omega-9. También contiene altas cantidades de ácido linoleico, un tipo de ácido graso omega-6, y cantidades más pequeñas de ácido palmítico, una grasa saturada.

La alta cantidad de grasas omega-6 que contiene el aceite de maní puede no ser algo bueno. Estas grasas tienden a causar inflamación y se han vinculado a varios problemas de salud.

La considerable cantidad de grasa monoinsaturada que se encuentra en este aceite lo hace ideal para freír y otros métodos de cocción a altas temperaturas. Sin embargo, contiene una buena cantidad de grasa poliinsaturada, la cual es menos estable a altas temperaturas.

Por otro lado, el aceite de maní es una buena fuente de vitamina E, un antioxidante que tiene muchos beneficios para la salud como la protección del cuerpo contra el daño de los radicales libres y la reducción del riesgo de enfermedades del corazón.

Resumen El aceite de maní es alto en grasa monoinsaturada, lo que lo convierte en una opción popular para cocinar a altas temperaturas.

Beneficios potenciales del aceite de maní

El aceite de maní es una gran fuente de vitamina E.

También se ha relacionado con algunos beneficios para la salud, incluyendo la reducción de ciertos factores de riesgo de enfermedades cardíacas y la disminución de los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes.

El aceite de maní es alto en vitamina E

Una sola cucharada de aceite de maní contiene el 11% de la ingesta diaria recomendada de vitamina E (1).

La vitamina E es en realidad el nombre de un grupo de compuestos solubles en grasa que tienen muchas funciones importantes en el cuerpo.

La función principal de la vitamina E es funcionar como antioxidante, protegiendo el cuerpo de sustancias dañinas llamadas radicales libres.

Los radicales libres pueden causar daño a las células si su número aumenta demasiado en el cuerpo.Se han relacionado con enfermedades crónicas como el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Además, la vitamina E ayuda a mantener fuerte el sistema inmunológico, que protege al cuerpo de bacterias y virus. También es esencial para la formación de glóbulos rojos, la señalización celular y la prevención de coágulos de sangre.

Este poderoso antioxidante puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, ciertos tipos de cáncer, cataratas e incluso puede prevenir el deterioro mental relacionado con la edad.

De hecho, un análisis de ocho estudios que incluyeron 15.021 personas encontró una reducción del 17% en el riesgo de cataratas relacionadas con la edad en aquellos con la mayor ingesta de vitamina E en la dieta en comparación con aquellos con la menor ingesta.

Podría reducir el riesgo de enfermedades cardíacas

El aceite de cacahuete es alto tanto en grasas monoinsaturadas (MUFA) como en grasas poliinsaturadas (PUFA), ambas han sido investigadas ampliamente por su papel en la reducción de las enfermedades cardíacas.

Hay buena evidencia de que el consumo de grasas insaturadas puede reducir ciertos factores de riesgo asociados con las enfermedades cardíacas.

Por ejemplo, los altos niveles de colesterol LDL y triglicéridos en la sangre se han relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas. Muchos estudios han demostrado que el reemplazo de las grasas saturadas por MUFAs o PUFAs puede reducir tanto el colesterol LDL como los niveles de triglicéridos .

Una gran revisión de la Asociación Americana del Corazón sugiere que la reducción del consumo de grasas saturadas y el incremento de su consumo de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas podría reducir el riesgo de enfermedades cardíacas hasta en un 30% (6).

Otra revisión de 15 estudios controlados tuvo resultados similares, concluyendo que la reducción de grasas saturadas en la dieta no tuvo ningún efecto sobre el riesgo de enfermedades cardíacas, aunque el reemplazo de algunas grasas saturadas por grasas poliinsaturadas podría reducir el riesgo de eventos cardíacos .’, ‘

Sin embargo, estos beneficios sólo se observaron cuando se reemplazaron las grasas saturadas por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. No está claro si agregar más de estas grasas a su dieta sin cambiar otros componentes de la misma tendrá un efecto positivo en la salud del corazón.

Además, es importante señalar que otros estudios importantes han demostrado poco o ningún efecto en el riesgo de enfermedades cardíacas cuando se reducen las grasas saturadas o se reemplazan por estas otras grasas.

Por ejemplo, una revisión reciente de 76 estudios que incluyen a más de 750,000 personas no encontró ninguna relación entre el consumo de grasas saturadas y el riesgo de enfermedades cardíacas, incluso para aquellos con el consumo más alto.

Mientras que el aceite de cacahuete tiene una buena cantidad de grasas poliinsaturadas, hay muchas otras opciones nutritivas que son más altas en este tipo de grasa como las nueces, las semillas de girasol y las semillas de lino.

El aceite de cacahuete puede mejorar la sensibilidad a la insulina

Los estudios han demostrado que las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas pueden mejorar el control del azúcar en la sangre en las personas con diabetes

El consumo de cualquier grasa con carbohidratos ayuda a retardar la absorción de los azúcares en el tracto digestivo y conduce a un aumento más lento del azúcar en la sangre. Sin embargo, las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, en particular, pueden desempeñar un papel más importante en el control del azúcar en la sangre (11).

En una revisión de 102 estudios clínicos que incluyeron 4.220 adultos, los investigadores encontraron que el reemplazo de sólo el 5% de la ingesta de grasas saturadas con grasas poliinsaturadas llevó a una reducción significativa de los niveles de azúcar en la sangre y de HbA1c, un marcador del control de azúcar en la sangre a largo plazo

Además, el reemplazo de las grasas saturadas con grasas poliinsaturadas mejoró significativamente la secreción de insulina en estos sujetos.La insulina ayuda a las células a absorber la glucosa y evita que el azúcar en la sangre se eleve demasiado (12).

Los estudios en animales también sugieren que el aceite de cacahuete mejora el control del azúcar en la sangre.

En un estudio, las ratas diabéticas alimentadas con aceite de cacahuete experimentaron reducciones significativas tanto en los niveles de azúcar en la sangre como en los de HbA1c. En otro estudio, los ratones diabéticos a los que se les dieron dietas fortificadas con aceite de cacahuete tuvieron reducciones significativas en el azúcar en la sangre .

Resumen El aceite de cacahuete puede reducir los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas. También puede ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina y a reducir el nivel de azúcar en la sangre en las personas con diabetes. También es una gran fuente de vitamina E, un poderoso antioxidante que protege al cuerpo del daño de los radicales libres.

Posibles riesgos para la salud

Aunque hay algunos beneficios basados en la evidencia al consumir aceite de cacahuete, también hay algunos inconvenientes potenciales.

El aceite de maní es alto en grasas Omega-6

Los ácidos grasos Omega-6 son un tipo de grasa poliinsaturada. Son un ácido graso esencial, lo que significa que usted debe obtenerlos a través de la dieta porque su cuerpo no puede producirlos.

Junto con los más conocidos ácidos grasos omega-3, los ácidos grasos omega-6 juegan un papel crítico en el crecimiento y desarrollo adecuados, así como en la función cerebral normal.

Mientras que los omega-3 ayudan a combatir la inflamación en el cuerpo que puede conducir a una serie de enfermedades crónicas, los omega-6 tienden a ser más pro-inflamatorios.

Aunque ambos ácidos grasos esenciales son cruciales para la salud, las dietas de hoy en día tienden a ser demasiado altas en ácidos grasos omega-6.De hecho, la típica dieta americana puede contener de 14 a 25 veces más ácidos grasos omega-6 que ácidos grasos omega-3.

Los expertos sugieren que esta proporción debería ser más cercana a 1:1 o 4:1 para una salud óptima.’, ‘El consumo de omega-6 se ha disparado en las últimas décadas, junto con los índices de enfermedades inflamatorias como las enfermedades cardíacas, la obesidad, la enfermedad inflamatoria intestinal y el cáncer.

De hecho, múltiples estudios relacionan los altos consumos de grasas omega-6 con un mayor riesgo de cáncer de mama en las mujeres.

Las pruebas que apoyan una relación entre el consumo excesivo de estas grasas pro-inflamatorias y ciertas enfermedades son fuertes, aunque debe tenerse en cuenta que la investigación está en curso.

El aceite de cacahuete es muy alto en omega-6 y carece de omega-3. Para comer una proporción más equilibrada de estos ácidos grasos esenciales, limite la ingesta de aceites altos en omega-6, como el aceite de cacahuete.

El aceite de cacahuete puede ser propenso a la oxidación

La oxidación es una reacción entre una sustancia y el oxígeno que provoca la formación de radicales libres y otros compuestos nocivos.Este proceso ocurre comúnmente en las grasas insaturadas, mientras que las grasas saturadas son más resistentes a la oxidación.

Las grasas poliinsaturadas son las más susceptibles de oxidarse debido a su mayor cantidad de dobles enlaces inestables.

Simplemente calentando o exponiendo estas grasas al aire, luz solar o humedad puede encender este proceso indeseable.

La alta cantidad de grasas poliinsaturadas en el aceite de cacahuete, junto con su uso como aceite de alta temperatura, lo hace más propenso a la oxidación.

Los radicales libres que se crean cuando el aceite de cacahuete se oxida pueden causar daños en el cuerpo.

Hay otros aceites y grasas más estables disponibles en el mercado para cocinar a alta temperatura.

Estos son mucho más resistentes a la oxidación que el aceite de cacahuete. Aunque el aceite de cacahuete se anuncia por su alto punto de humo, puede que no sea la mejor opción.

Resumen El aceite de cacahuete es alto en ácidos grasos omega-6 pro-inflamatorios.Las dietas occidentales ya tienden a ser demasiado altas en estas grasas, lo que puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades. Este aceite también puede ser propenso a la oxidación, lo que lo convierte en una elección insegura como aceite de cocina.

Lo esencial

El aceite de cacahuete es un aceite popular utilizado en todo el mundo.

Es una buena fuente de la vitamina E antioxidante, que puede ayudar a reducir los factores de riesgo de enfermedades cardíacas.También puede ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina y el nivel de azúcar en la sangre en las personas con diabetes.

Aunque este aceite puede tener algunos beneficios para la salud, también tiene algunas desventajas.

Es muy alto en ácidos grasos omega-6 pro-inflamatorios y es propenso a la oxidación, lo que puede aumentar el riesgo de ciertas enfermedades

Con tantas otras opciones de grasas saludables en el mercado, podría ser prudente elegir un aceite con más beneficios y menos riesgos potenciales para la salud.

Algunas buenas alternativas incluyen el aceite de oliva extra virgen, el aceite de coco o el aceite de aguacate.

Boletín informativo de Healthline

Reciba nuestro correo electrónico de nutrición diaria

Para ayudarle a crear su mejor plan alimenticio, le enviaremos una guía experta y basada en la evidencia sobre nutrición y pérdida de peso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba