¿Los edulcorantes artificiales dañan las bacterias de su intestino?

¿Los edulcorantes artificiales dañan las bacterias de su intestino?

Los endulzantes artificiales son substitutos de azúcar sintéticos que se añaden a las comidas y bebidas para que tengan un sabor dulce.

Proporcionan esa dulzura sin calorías adicionales, lo que los convierte en una opción atractiva para las personas que están tratando de perder peso.

Todo tipo de alimentos y productos de uso diario contienen edulcorantes artificiales, como caramelos, refrescos, pasta de dientes y chicles.

Sin embargo, en los últimos años los edulcorantes artificiales han generado controversia.Las personas están empezando a cuestionarse si son tan seguros y saludables como los científicos pensaron en un principio.

Uno de sus posibles problemas es que pueden alterar el equilibrio de las bacterias beneficiosas en su intestino.

Este artículo echa un vistazo a las investigaciones actuales y examina si los edulcorantes artificiales modifican las bacterias de su intestino, así como la forma en que estos cambios podrían afectar a su salud.

Las bacterias de su intestino pueden afectar a su salud y a su peso

Las bacterias del intestino desempeñan un papel importante en muchos de los procesos de su cuerpo.

Se sabe que las bacterias beneficiosas protegen el intestino contra las infecciones, producen importantes vitaminas y nutrientes e incluso ayudan a regular el sistema inmunitario.

Un desequilibrio de las bacterias, en el que el intestino contiene menos bacterias sanas de lo normal, se denomina disbiosis .

La disbiosis se ha relacionado con una serie de problemas intestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), el síndrome del intestino irritable (SII) y la enfermedad celíaca .

Estudios recientes también han sugerido que la disbiosis podría jugar un papel en la cantidad de peso.

Los científicos que examinan las bacterias intestinales han encontrado que las personas con peso normal tienden a tener diferentes patrones de bacterias en sus intestinos que las personas con sobrepeso.

Estudios en gemelos que comparan las bacterias intestinales de gemelos idénticos con sobrepeso y con peso normal han encontrado el mismo fenómeno, indicando que estas diferencias en las bacterias no son genéticas .

Además, cuando los científicos transfirieron las bacterias de las entrañas de gemelos humanos idénticos a ratones, los ratones que recibieron las bacterias de los gemelos con sobrepeso aumentaron de peso, a pesar de que todos los ratones fueron alimentados con la misma dieta.

Esto puede deberse a que el tipo de bacterias en las entrañas de las personas con sobrepeso son más eficientes para extraer energía de la dieta, por lo que las personas con estas bacterias obtienen más calorías de una cierta cantidad de alimentos .

Las nuevas investigaciones también sugieren que las bacterias del intestino pueden estar relacionadas con una amplia gama de otros problemas de salud, incluyendo la artritis, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Resumen: El equilibrio de las bacterias beneficiosas en el intestino puede desempeñar un papel importante en su salud y su peso.

Los edulcorantes artificiales pueden cambiar el equilibrio de las bacterias de su intestino

La mayoría de los edulcorantes artificiales viajan a través de su sistema digestivo sin ser digeridos y salen de su cuerpo sin cambios.

Debido a esto, los científicos han pensado durante mucho tiempo que no tienen ningún efecto en el organismo.

Sin embargo, investigaciones recientes han revelado que los edulcorantes artificiales pueden influir en su salud al modificar el equilibrio de las bacterias en su intestino.

Los científicos han descubierto que los animales alimentados con edulcorantes artificiales experimentan cambios en las bacterias de su intestino. Los investigadores probaron edulcorantes como el Splenda, el acesulfamo de potasio, el aspartamo y la sacarina .

En un estudio, los científicos descubrieron que cuando los ratones comían el edulcorante sacarina, el número y el tipo de bacterias en sus intestinos cambiaban, incluyendo una reducción de algunas bacterias beneficiosas.

Curiosamente, en el mismo experimento, estos cambios no se observaron en los ratones alimentados con agua azucarada.

Los investigadores también observaron que las personas que consumen edulcorantes artificiales tienen perfiles diferentes de bacterias en sus intestinos que los que no los consumen.’, ‘

Sin embargo, los efectos de los edulcorantes artificiales sobre las bacterias intestinales pueden variar ampliamente de una persona a otra.

Los primeros estudios en humanos han indicado que sólo algunas personas pueden experimentar cambios en las bacterias intestinales y en su salud cuando consumen estos edulcorantes.

Resumen: En los ratones, se ha demostrado que los edulcorantes artificiales modifican el equilibrio de las bacterias en el intestino. Sin embargo, se necesitan más estudios en humanos para determinar sus efectos en las personas.

Se han relacionado con la obesidad y varias enfermedades

Los edulcorantes artificiales se recomiendan a menudo como sustituto del azúcar para las personas que intentan adelgazar.

Sin embargo, se han planteado dudas sobre sus efectos en el peso.

En particular, algunas personas han observado una relación entre el consumo de edulcorantes artificiales y un mayor riesgo de obesidad, así como otras afecciones como el accidente cerebrovascular, la demencia y la diabetes de tipo 2 .

Obesidad

Los edulcorantes artificiales son utilizados con frecuencia por personas que intentan perder peso

Sin embargo, algunas personas han sugerido que los edulcorantes artificiales podrían estar relacionados con el aumento de peso

Hasta ahora, los estudios realizados en humanos han arrojado resultados contradictorios. Algunos estudios de observación han relacionado el consumo de edulcorantes artificiales con un aumento del índice de masa corporal (IMC), mientras que otros lo han relacionado con una modesta disminución del IMC .En general, la sustitución de los alimentos ricos en calorías y las bebidas azucaradas por otros que contienen edulcorantes artificiales parece tener un efecto beneficioso sobre el IMC y el peso

Sin embargo, una revisión reciente no pudo encontrar ningún beneficio claro de los edulcorantes artificiales sobre el peso, por lo que se necesitan más estudios a largo plazo.

Diabetes de tipo 2

Los edulcorantes artificiales no tienen efectos inmediatos mensurables sobre los niveles de azúcar en la sangre, por lo que se consideran una alternativa de azúcar segura para las personas con diabetes.

Sin embargo, se ha planteado la preocupación de que los edulcorantes artificiales puedan aumentar la resistencia a la insulina y la intolerancia a la glucosa.

Un grupo de científicos descubrió que la intolerancia a la glucosa aumentaba en los ratones alimentados con un edulcorante artificial.Es decir, los ratones se volvieron menos capaces de estabilizar sus niveles de azúcar en la sangre después de comer azúcar.

El mismo grupo de investigadores también descubrió que cuando los ratones sin gérmenes se implantaron con las bacterias de los ratones intolerantes a la glucosa, también se volvieron intolerantes a la glucosa.

Algunos estudios de observación en humanos han descubierto que el consumo frecuente a largo plazo de edulcorantes artificiales está asociado con un aumento del riesgo de diabetes tipo 2 .Sin embargo, en la actualidad, la relación entre la diabetes tipo 2 y los edulcorantes artificiales es sólo una asociación, por lo que se necesitan más estudios para determinar si los edulcorantes artificiales causan un mayor riesgo.Los edulcorantes artificiales se han relacionado con un aumento de los factores de riesgo de enfermedad cardiaca, incluida la apoplejía. Un estudio reciente descubrió que las personas que bebían una bebida endulzada artificialmente al día tenían hasta tres veces más riesgo de apoplejía, en comparación con las personas que bebían menos de una bebida a la semana.

Sin embargo, este estudio fue observacional, así que no puede determinar si el consumo de edulcorantes artificiales realmente causó el incremento en el riesgo.

Adicionalmente, cuando los investigadores observaron este vínculo a largo plazo y tomaron en cuenta otros factores relacionados con el riesgo de apoplejía, encontraron que el vínculo entre los edulcorantes artificiales y la apoplejía no era significativo .’, ‘

Actualmente, hay poca evidencia que apoye un vínculo entre los edulcorantes artificiales y el riesgo de apoplejía. Se requieren más estudios para aclarar esto.

Demencia

No hay mucha investigación sobre si existe un vínculo entre los edulcorantes artificiales y la demencia.

Sin embargo, el mismo estudio observacional que recientemente vinculó a los edulcorantes artificiales con la apoplejía también encontró una asociación con la demencia .

Al igual que en el caso de la apoplejía, esta relación sólo se observó antes de que las cifras se ajustaran completamente para tener en cuenta otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar demencia, como la diabetes tipo 2.

Además, no existen estudios experimentales que puedan demostrar la causa y el efecto, por lo que se requiere más investigación para determinar si estos edulcorantes pueden causar demencia.

Resumen: Los edulcorantes artificiales se han relacionado con una serie de problemas de salud, como la obesidad, la diabetes de tipo 2, los accidentes cerebrovasculares y la demencia. Sin embargo, las pruebas son de carácter observacional y no tienen en cuenta otras posibles causas.

¿Son los edulcorantes artificiales menos perjudiciales que el azúcar?

A pesar de la preocupación que suscitan los edulcorantes artificiales, cabe destacar que se sabe que consumir demasiada azúcar añadida es perjudicial.

De hecho, la mayoría de las directrices gubernamentales recomiendan limitar su consumo de azúcar añadida debido a los riesgos de salud asociados con ella.

El consumo de demasiada azúcar añadida se ha asociado con un mayor riesgo de caries, obesidad, diabetes tipo 2, una salud mental más deficiente y marcadores de riesgo de enfermedades cardíacas .

También sabemos que la reducción de su consumo de azúcar añadida puede tener beneficios significativos para la salud y reducir su riesgo de padecer enfermedades .

Por otro lado, los edulcorantes artificiales siguen considerándose una opción segura para la mayoría de las personas (41).

También pueden ayudar a las personas que intentan reducir su consumo de azúcar y perder peso, al menos a corto plazo.

Sin embargo, existen algunas pruebas que vinculan un alto consumo de edulcorantes artificiales a largo plazo con un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

Si le preocupa, su opción más saludable es reducir su consumo tanto de azúcar como de edulcorantes artificiales.

Resumen: Cambiar el azúcar añadida por edulcorantes artificiales puede ayudar a las personas que están intentando perder peso y mejorar su salud dental.

¿Debe consumir edulcorantes artificiales?

Se ha demostrado que el uso de edulcorantes artificiales a corto plazo no es perjudicial.

Pueden ayudarle a reducir su ingesta de calorías y proteger sus dientes, especialmente si consume mucha azúcar.

Sin embargo, las pruebas sobre su seguridad a largo plazo son contradictorias y pueden alterar el equilibrio de las bacterias de su intestino.

En general, los edulcorantes artificiales tienen ventajas y desventajas, y la decisión de consumirlos o no se reduce a una elección individual.

Si ya consume edulcorantes artificiales, se siente bien y está satisfecho con su dieta, no hay pruebas concretas de que deba dejar de hacerlo.

No obstante, si le preocupa la intolerancia a la glucosa o su seguridad a largo plazo, puede que desee eliminar los edulcorantes de su dieta o intentar cambiar a edulcorantes naturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba