Una guía completa para una dieta baja en proteínas

Una guía completa para una dieta baja en proteínas

A menudo se recomienda una dieta baja en proteínas para ayudar a tratar ciertas condiciones de salud.

El deterioro de la función hepática, la enfermedad renal o los trastornos que interfieren con el metabolismo de las proteínas son algunas de las condiciones más comunes que pueden requerir una dieta baja en proteínas.

En años recientes, algunas investigaciones también han encontrado que las dietas bajas en proteína pueden extender la longevidad y ofrecer protección contra enfermedades crónicas.

Este artículo analiza los pros y los contras de una dieta baja en proteína y si usted debe comenzar a reducir su consumo de proteína.

¿Qué es una dieta baja en proteína?

Una dieta baja en proteínas requiere que restrinja la cantidad de proteína que consume, normalmente de forma que constituya el 4-8% de sus calorías diarias.

Esto se traduce en unos 20-50 gramos de proteína al día, dependiendo de cuántas calorías consuma.

Para comparar, a la persona promedio se le recomienda generalmente obtener al menos 10-15% de sus calorías diarias de la proteína.Esta cantidad puede aumentar en el caso de los atletas, los adultos mayores y las personas con ciertos problemas de salud.

Las proteínas son vitales para la salud, pero reducir el consumo de proteínas puede ser terapéutico para las personas con afecciones específicas.

En particular, las dietas bajas en proteínas pueden beneficiar a las personas con una función renal o hepática disminuida.

También pueden ser necesarias para aquellos con trastornos que afectan el metabolismo de las proteínas, como la homocistinuria y la fenilcetonuria.

Sin embargo, seguir una dieta baja en proteínas requiere una planificación cuidadosa para prevenir problemas de salud y deficiencias nutricionales.

Además, hay otros riesgos y posibles inconvenientes que debe considerar antes de comenzar una dieta baja en proteínas.

Resumen Una dieta baja en proteínas generalmente reduce la ingesta de proteínas para constituir alrededor del 4-8% de sus calorías diarias. Puede ser beneficiosa para aquellos con ciertas condiciones de salud, pero también hay algunos riesgos a considerar.

Beneficios para la salud de una dieta baja en proteínas

Los beneficios de una dieta baja en proteínas se aplican principalmente a las personas con enfermedades o condiciones de salud específicas, más que a las que están generalmente sanas.

El exceso de proteína es típicamente descompuesto por el hígado, produciendo un producto de desecho llamado urea, el cual es excretado por los riñones.

La disminución de la ingesta de proteínas puede aliviar la carga de trabajo del hígado y los riñones, lo cual puede ser beneficioso para las personas con enfermedades hepáticas o con una función renal deficiente.

Esto ayuda a mejorar el metabolismo de las proteínas y evita la acumulación de urea en el torrente sanguíneo.

Tener altos niveles de urea en la sangre causa síntomas como la fatiga, la pérdida de apetito, la pérdida de peso y los cambios en el estado mental .

También puede estar asociado con un mayor riesgo de diabetes de tipo 2 y de muerte en personas con insuficiencia cardíaca .

La reducción de la ingesta de proteínas también es necesaria para aquellas personas con trastornos genéticos que afectan al metabolismo de las proteínas, como la homocistinuria y la fenilcetonuria.

Estos trastornos alteran la descomposición de aminoácidos específicos, por lo que la reducción de la ingesta de proteínas puede ayudar a minimizar los síntomas .

Algunas investigaciones también han descubierto que las dietas bajas en proteínas pueden estar asociadas con varios beneficios para la salud de la población general.

De acuerdo con una revisión, la restricción de la ingesta proteica en adultos de mediana edad se asoció con un aumento de la esperanza de vida y una reducción de los riesgos de enfermedades crónicas como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la diabetes .

Sin embargo, todavía se necesitan más estudios para evaluar los posibles beneficios a largo plazo de la restricción proteica en adultos sanos.

Resumen La reducción de la ingesta de proteínas puede ser beneficiosa para las personas con afecciones como la enfermedad hepática y renal, la fenilcetonuria y la homocistinuria.

Posibles efectos secundarios

La proteína es un nutriente esencial crucial para el crecimiento y el desarrollo

Su cuerpo la utiliza para formar la base de sus músculos, piel y huesos, producir importantes enzimas y hormonas, y construir y reparar tejidos.’, ‘

Los estudios muestran que la deficiencia de proteínas puede tener efectos perjudiciales para la salud, incluyendo el deterioro de la función inmunológica, la pérdida de músculo y la disminución del crecimiento en los niños.

Otros posibles síntomas de la deficiencia de proteínas incluyen hinchazón, anemia, enfermedad de hígado graso, pérdida de cabello y reducción de la densidad ósea.

Además de los posibles riesgos para la salud, la disminución de la ingesta de proteínas puede ser muy difícil.

No sólo es necesario ser creativo a la hora de seguir una dieta baja en proteínas, sino que también hay que planificar cuidadosamente para asegurarse de que se satisfacen las demás necesidades nutricionales.

Esto se debe a que los alimentos ricos en proteínas aportan un buen número de calorías y micronutrientes clave.

Por ejemplo, la carne de res es rica en vitaminas B, hierro y zinc, mientras que los frijoles son una buena fuente de magnesio, fósforo y potasio (16, 17).

Cuando se sigue una dieta baja en proteínas, es importante asegurarse de que está obteniendo estos nutrientes de otras fuentes para prevenir las deficiencias de nutrientes.

Sin embargo, debido a sus peligros potenciales y riesgos para la salud, una dieta baja en proteínas no es aconsejable a menos que usted tenga una condición de salud subyacente y esté bajo supervisión médica directa.

Resumen La deficiencia de proteínas puede causar una función inmunológica deteriorada, pérdida de músculo y disminución del crecimiento.También puede ser un desafío reducir la ingesta de proteínas y requiere una planificación cuidadosa para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Alimentos para comer

En la mayoría de las dietas, las comidas tienden a centrarse en alimentos ricos en proteínas como la carne o las proteínas vegetales.

Sin embargo, en una dieta baja en proteínas, sus comidas deben estar enfocadas en los componentes bajos en proteínas de las comidas, tales como granos, vegetales o frutas.

Todavía puede incluir carne y proteínas vegetales en su dieta, pero debe usarlas como acompañantes y consumirlas sólo en pequeñas cantidades.

Es posible que también necesite aumentar su consumo de grasas saludables, que pueden proporcionarle calorías adicionales para ayudarle a satisfacer sus necesidades diarias.

Alimentos saludables de bajo contenido proteínico para incluir

  • Frutas: Manzanas, plátanos, peras, melocotones, bayas, toronjas, etc.
  • Verduras: Tomates, espárragos, pimientos, brócoli, verduras de hoja, etc.
  • Granos: Arroz, avena, pan, pasta, cebada, etc.
  • Grasas saludables: Incluye aguacates, aceite de oliva y aceite de coco

Resumen En una dieta baja en proteínas, debe consumir muchas frutas, vegetales, granos y grasas saludables y cantidades mínimas de alimentos altos en proteínas.

Alimentos a evitar

La proteína sigue siendo una parte necesaria de la dieta, incluso si usted está en una dieta baja en proteínas.

Sin embargo, si usted está en una dieta baja en proteínas, debe consumir alimentos altos en proteínas como productos animales y proteínas de origen vegetal con moderación.

Para hacer esto, aumente su consumo de alimentos saludables y bajos en proteína como frutas y vegetales. Al mismo tiempo, puede que necesite reducir el tamaño de sus porciones de proteína.

Por ejemplo, una porción de pollo es generalmente de 4 onzas (113 gramos).

Sin embargo, en una dieta baja en proteína, puede que necesite reducir esa cantidad a la mitad y limitarse a una porción de 2 onzas (57 gramos) para mantener su consumo de proteína bajo control.

Alimentos altos en proteína que debe limitar o evitar

  • Carnes como pollo, pavo, res y cerdo
  • Pescado y mariscos
  • Huevos
  • Legumbres, incluyendo frijoles, guisantes y lentejas
  • Productos lácteos como la leche, el queso y el yogurt
  • Productos de soja como el tofu, tempeh y natto
  • Nueces como nueces, almendras y pistachos
  • Semillas como semillas de chía, semillas de lino y semillas de cáñamo

Resumen Si está en una dieta baja en proteínas, limite los alimentos altos en proteínas como la carne, el pescado, los huevos, las legumbres, los productos lácteos, la soja, las nueces y las semillas.Al mismo tiempo, aumente su consumo de alimentos saludables y bajos en proteínas como frutas y verduras.

Menú de muestra de 3 días

Aquí tiene un menú de muestra de tres días para empezar.

Día 1

  • Desayuno: 1 huevo cocido con 2 panqueques de canela.
  • Merienda: 1 manzana mediana con 1 cucharada (16 gramos) de mantequilla de maní.’, ‘
  • Almuerzo: 1 taza (140 gramos) de espaguetis cocidos con boloñesa vegetal y 1/2 taza (67 gramos) de espárragos asados.
  • Merienda: 1 taza (76 gramos) de fresas con 1 onza (28 gramos) de chocolate negro.
  • Cena: Envoltura de tortilla con 1 onza (28 gramos) de atún en lata y 1/2 aguacate. Adorne con tomates, lechuga y cebollas.
  • Merienda: 1 taza (148 gramos) de arándanos congelados.

Día 2

  • Desayuno: 1 taza (28 gramos) de cereal con 1/2 taza (119 ml) de leche de almendras y 1 naranja grande.
  • Merienda: 1 plátano mediano.
  • Almuerzo: Sándwich con 1 onza (28 gramos) de carne de charcutería y 1/2 taza (55 gramos) de frijoles verdes.
  • Merienda: 5 galletas saladas con 1 onza (28 gramos) de queso cheddar.
  • Cena: 2 onzas (57 gramos) de pollo a la parrilla con 1/2 taza (90 gramos) de arroz blanco cocido y 1/2 taza (78 gramos) de brócoli al vapor.
  • Merienda: 1 taza (245 gramos) de yogur de coco con 1/2 taza (72 gramos) de moras.

Día 3

  • Desayuno: 2 rebanadas de pan tostado con 1 onza (28 gramos) de queso crema y 1 manzana mediana.
  • Merienda: 1 taza (151 gramos) de uvas congeladas.
  • Almuerzo: Hamburguesa de coliflor y 1 camote pequeño horneado cubierto con 1 cucharada (14 gramos) de aceite de oliva.
  • Merienda: 1/2 taza (70 gramos) de zanahorias pequeñas con 2 cucharadas (30 gramos) de guacamole.
  • Cena: Ensalada griega con 2 tazas (60 gramos) de espinacas y 1 onza (28 gramos) de queso feta. Añada pepinos, tomates, aceitunas y cebollas al gusto, cubra con 1 cucharada (14 gramos) de aceite de oliva. Sirva con 1 rebanada de pan de pita.
  • Merienda: 3 tazas de palomitas de maíz infladas al aire.

¿Debe probar una dieta baja en proteínas?

Si usted vive con una condición que afecta su hígado o riñones o interfiere con el metabolismo de la proteína, una dieta baja en proteína puede ser necesaria para ayudar a reducir sus síntomas.

Sin embargo, para individuos saludables, hay evidencia limitada de que tenga algún beneficio de salud.

Además, una dieta baja en proteínas requiere una planificación cuidadosa para minimizar los riesgos potenciales de salud y las deficiencias nutricionales, y sólo debe hacerse bajo supervisión médica.

Es crucial consultar a un médico o dietista antes de comenzar una dieta baja en proteínas.No sólo pueden ayudar a determinar si es una buena opción para usted, sino que también pueden proporcionarle una guía para asegurar que su dieta siga siendo saludable y bien balanceada.

PUBLICIDAD

GNC ofrece una amplia variedad de polvos que pueden ayudar a maximizar la ganancia muscular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba