Remedios naturales para el hígado graso

Remedios naturales para el hígado graso

Se le conoce como la enfermedad del hígado graso o esteatosis hepática a esa condición en donde existe una acumulación de grasas en el hígado, el cual necesitamos para que nuestro proceso de digestión se complete y se eliminen las toxinas que el cuerpo no necesita. Si el hígado se encuentra afectado, es muy probable que no realice sus funciones de la misma manera.

Algunas veces esta afección es causada por la excesiva ingesta de alcohol. Esta enfermedad es asintomática, lo que quiere decir que no se presentan síntomas, pero en el caso de que la gravedad de la enfermedad lo permita, puede presentarse pérdida de apetito, fatiga o una molestia en la zona superior derecha del abdomen.

El hígado graso es una enfermedad silenciosa que puede llevar a desarrollar patologías relacionadas con el hígado, como la cirrosis. Por ello, se debe combatir el hígado graso antes de que la condición se vuelva peor.

El pomelo como método casero contra el hígado graso

pomelo-remedios-caseros
El pomelo posee un compuesto llamado naringenina, del que se sospecha que pueda ejercer efectos sobre químicos que deberán restablecer la oxidación de ácidos grasos. Esta fruta además de trabajar la grasa que se encuentra en el organismo, buscará el equilibrio del metabolismo.

Prepara tés para acabar con el hígado graso

Existen diversas posibilidades para realizar un té con el fin de combatir el hígado graso.

El jengibre es uno de los principales ingredientes que se utilizan debido a su capacidad para disminuir los niveles de triglicéridos y para eliminar toxinas del cuerpo. Prepara un té de jengibre para recuperar el bienestar de tu hígado.

Una infusión de alcachofa es un remedio acertadísimo para combatir el hígado graso, ya que posee una gran cantidad de fibras y sustancias antioxidantes. Se realiza hirviendo en agua una alcachofa por unos minutos y debes tomarlo antes de cada comida.

Realizar una infusión con una cáscara de limón te va a resultar interesante, además de reducir la acumulación de líquidos, grasas y toxinas, también fomentara la digestión. Lo recomendable es tomarla en ayunas y antes de cada comida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *